AKNA

La estructura de la familia se reorganiza y el lugar de cada uno se redefine. Desde el embarazo, la madre se encuentra en un estado de mayor vulnerabilidad al nivel psicológico. También se reactivan conflictos de la historia individual y transgeneracional de la madre y del padre volviendo delicada esa transición hacia el rol parental.

Por otro lado, muchos padres se sienten desorientados frente al cuidado del recién nacido. Los trastornos del sueño y de la alimentación, para citar los más comunes, pueden generar situaciones de tensión y de angustia en los padres.

Probablemente por esas razones, abundan las redes sociales sobre el tema de la parentalidad y la educación y se conforman grupos de madres para resolver todo tipo de dudas en relación al maternaje, pero no siempre con una mirada profesional.

No obstante, si bien el proceso de volverse padres tiene sus complicaciones, a la vez es un momento privilegiado con potencial creativo, fuente de reajustes psicológicos estructurantes.
De ahí se siembra la idea de crear AKNA para acompañar a los padres y a sus hijos, proporcionándoles un servicio ya muy desarrollado en Francia pero que es escaso en México: la atención psicológica en el ambito perinatal.
La intervención psicológica perinatal abarca la etapa del embarazo hasta los 3 primeros años de vida. Tiene una dimensión preventiva importante ya que permite identificar de manera temprana perturbaciones en la interacción padres-bebé evitando así la formación de síntomas en el bebé o trastornos en el desarrollo.

Esta perspectiva es aún más pertinente en situaciones de alto riesgo para el bebé

(prematurez, enfermedad física o congénita del bebe, depresión post-parto..)

 

 

En AKNA, creemos que brindar un sentimiento de apoyo y seguridad para los padres, puede influenciar favorablemente el desarrollo del bebé y de su familia.