AKNA significa la Diosa de la maternidad y del nacimiento en la religión Maya.

Ofrecemos un acompañamiento psicológico a los padres y a su bebé desde el embarazo hasta los primeros años de vida.

Sabemos que es una etapa sensible y que el establecimiento de un buen vínculo es la base del desarrollo físico-emocional del niño y de su familia.